Calefacción con placas solares

Calefacción con placas solares

Tabla de contenidos

España es uno de los países con más horas de luz solar de Europa, más de 2.500 horas al año, es decir, unas 8 horas de luz al día. No es de extrañar que cuando buscamos una energía renovable, ilimitada y barata, pensemos automáticamente en la energía solar. Ahora bien, ¿cómo podemos emplear esa increíble fuente de energía a nivel doméstico?

Existen dos tipos de instalaciones solares que nos permiten beneficiarnos de la energía solar en nuestra vivienda: placas fotovoltaicas y paneles solares térmicos. Hoy vamos a profundizar en su aplicación en la calefacción de una vivienda. Calentar los hogares utilizando la energía procedente del sol es una alternativa que cada vez tiene más fuerza en España. 

Calefacción con placas solares fotovoltaicas

Establecer una relación entre las placas solares y la calefacción de una vivienda resulta cada vez más sencillo. La energía solar autogenerada se puede emplear para cubrir cualquier demanda energética de la vivienda, desde el frigorífico hasta la iluminación. La calefacción no se queda atrás, podemos hacer funcionar termos, calderas o bombas de calor. 

Si cuentas con una instalación de autoconsumo aislada,  suficientemente grande y dispones de baterías para el almacenamiento energético, teóricamente podrías ser energéticamente autónomo. Claro que para alcanzar una autonomía total necesitarás que la calefacción funcione con electricidad. En este sentido, no puedes contar con aparatos de calefacción cuyo combustible sea el gas, el gasoil o cualquier otro. 

Existen diferentes tecnologías para conseguir calefacción solar en nuestros hogares. Los paneles solares fotovoltaicos son ideales para hogares que cuentan con un sistema de calefacción central con electricidad, desde radiadores eléctricos, termos eléctricos, equipos de aire acondicionado, bombas de calor o aerotermia. 

Sistema de calefacción solar más eficiente

Los radiadores eléctricos son la opción energética más ineficiente. El radiador eléctrico se limita a liberar la energía directamente, con lo que alcanza el techo teórico de efectividad, un 100%. Pero esta ventaja aparente queda ensombrecida cuando caemos en la cuenta de que su funcionamiento implica que el 100% del calor obtenido depende de la electricidad generada. 

Muchas personas creen que las bombas de calor tienen un consumo muy alto, y por esa razón, se decantan por radiadores eléctricos. Sin embargo, desde 2011 las bombas de calor son consideradas como la forma de calefacción más eficiente que existe hoy en día. Con un solo equipo conseguimos cubrir todas las demandas energéticas de la vivienda a un coste realmente bajo, es capaz de producir 3 kW de energía en forma de calor por cada 1 kW de energía eléctrica consumida. 

Es aquí donde la aerotermia se perfila como la apuesta ganadora, pues para su funcionamiento solo requiere de un punto de luz que haga funcionar una bomba de calor. Es cierto que la aerotermia exige un desembolso inicial elevado, pero permite considerables ahorros a lo largo de la vida útil de la instalación al producir hasta tres veces más calor con el mismo gasto eléctrico. 

¿Te gusta lo que estás leyendo? ¡Suscríbete al blog!

Paneles solares térmicos, calefacción y agua caliente sanitaria

Los paneles solares térmicos utilizan la radiación solar para calentar un fluido, cuyo calor se transfiere a un acumulador. El tamaño de la instalación, incluyendo este depósito variará dependiendo del uso que queramos darle al agua caliente obtenida. Generalmente, las instalaciones solares térmicas se utilizan para el consumo de agua caliente sanitaria (ACS). En cambio, si estás interesado en utilizarlas como apoyo a la calefacción, tienes que redimensionar tu instalación. 

Para utilizarla exclusivamente como agua de consumo, se considera que para una vivienda habitada por cuatro personas, dos paneles térmicos (entre 3m2 y 4m2) cubrirán entre el 60 y el 70% de las necesidades energéticas anuales. Y el acumulador debe tener un depósito de al menos 150 litros.

Si pretendemos utilizar las placas solares térmicas para la calefacción, la superficie de captación dependerá del tamaño de la vivienda. Una forma sencilla de dimensionar la instalación consiste en considerar: 1 m2 de paneles por cada 10 m2 cuadrados de superficie a calefactar repercutirá en una reducción de entre un 20% y un 35% del gasto en calefacción. 

¿Es cara la calefacción solar?

La calefacción con placas solares es uno de los sistemas de calefacción más respetuosos con el medio ambiente que existe. Hay que tener en cuenta que estamos generando energía a partir de los rayos del sol. Una energía ilimitada, barata y ecológica. No obstante, es complicado cubrir el 100% de la demanda de energía para calefacción, por lo que funcionaría como un sistema auxiliar.

Pásate a la energía solar y descubre los beneficios de utilizar la energía inagotable del sol en tu vivienda. Para nosotros, HogarSolar, tu confort y el de tu familia son primordiales. La única inversión es la inicial de la instalación, y se puede amortizar a los 5 años de su implantación. Contacta con nosotros, resolvemos todas tus dudas. 

Calefacción con placas solares

Comparte este post en redes sociales

Deja una respuesta

Artículos relacionados

¡Háblanos por WhatsApp!